1

Conoce tu riesgo

La fractura por fragilidad es resultado de una disminución de la fortaleza de tus huesos y de una carga excesiva sobre ellos. Distintos factores influyen para que tus huesos se debiliten, reconocer estos factores permite que puedas tomar acciones oportunas a fin de preservar y mejorar la fortaleza de tus huesos.

Los factores de riesgo más comunes son la edad, el consumo de alcohol, tabaco, la mala alimentación y los trastornos alimenticios, baja ingesta de calcio en la dieta, deficiencia de vitamina D, el sedentarismo, la menopausia -particularmente si es precoz-, haber sufrido una fractura previa, o antecedentes de padres con fractura, y algunos tratamientos médicos como Glucocorticoides,  inmunosupresores, hormona tiroidea (L-tiroxina), ciertas hormonas esteroideas (acetato de medroxiprogesterona, agonistas de hormona liberadora de hormona luteinizante) Inhibidores de la aromatasa, ciertos antipsicóticos, algunos anticonvulsivantes, antiácidos,  Inhibidores de la bomba de protón entre otros.

Algunos otros factores se relacionan con el riesgo de caer, como la debilidad, disminución de la capacidad motriz, pérdida de fuerza, y son determinantes importantes que deben ser tomados en cuenta.

Si identificas alguno de estos factores, considera acudir con tu médico y tomar una densitometría ósea.


2

Practica una densitometría 

 

Una densitometría ósea es un estudio que evalúa la fortaleza de tus huesos y ayuda a tu médico a determinar si padeces osteoporosis o alguna otra enfermedad asociada a pérdida ósea.

Una densitometría esta indicada en personas con posibilidad de padecer osteoporosis, tanto  hombres como mujeres, y es recomendable realizarse en hombres de 70 años o más, y mujeres mayores de 65 años, o antes en mujeres en transición menopáusica o post-menopáusicas.

La densitometría ósea esta indicada en los adultos de cualquier edad, con factores de riesgo tales como: haber sufrido una fractura por fragilidad, o padecer alguna enfermedad o condición asociada a la pérdida de hueso (ej. diabetes, hiperparatiroidismo, hipovitaminosis-D y el uso de algunos medicamentos).

Adicionalmente los equipos modernos permiten medir masa muscular y detectar fracturas vertebrales, ambos importantes factores importantes para estimar la posibilidad de fractura.


3

Visita a tu médico 

Si identificas en ti factores de riesgo y/o te practicaste una densitometría, es importante visitar a tu médico, él es un experto en salud que interpretará adecuadamente el resultados de los estudios en relación a tu condición clínica general. 

Tu médico realizará una evaluación clínica completa, y en caso de detectar alguna alteración podrá establecer un diagnóstico certero que incluye la causa del padecimiento, y la necesidad de recibir un tratamiento médico específico. 

Es importante que sepas que muchos de los pacientes con osteoporosis padecen una condición clínica adicional que acelera la pérdida ósea y debe ser diagnosticada y tratada a fin de obtener el mejor resultado de un tratamiento.


4

Recibe Tratamiento 

En caso de ser necesario, tu médico indicará el tratamiento específico para tu condición clínica, hoy existen múltiples opciones terapéuticas que son efectivas para disminuir el riego de sufrir una fractura. 

El tratamiento pude incluir medicamentos específicos para la osteoporosis, y otros más destinados a tratar las condiciones clínicas asociadas. También es posible que se incluyan modificaciones del estilo de vida, como dejar de fumar, disminuir el consumo de alcohol, y establecer un programa específico de nutrición y ejercicio.

Recuerda que cada persona es un ser con características biológicas específicas, por lo que cada tratamiento debe ser individualizado y responder a las necesidades particulares de cada caso.


5

Apego es la clave

Hoy en día existen tratamientos sumamente efectivos para tratar la osteoporosis y disminuir el riesgo de fractura, para obtener el máximo beneficio es importante que sigas puntualmente las recomendaciones de tu doctor. 

Respeta la duración del tratamiento, y en caso de que tengas dudas o comentarios no dudes en acudir a tu médico.

Los tratamientos para osteoporosis deben ser administrados por periodos largos de tiempo, durante el cual es posible evaluar la respuesta y efectividad. 

Realiza una densitometría de seguimiento periódicamente a fin de evaluar la respuesta al tratamiento. En nuestro centro contamos con programas de apoyo para el apego.